'El sistema público de pensiones requiere visión a largo plazo y el máximo consenso posible, más que improvisaciones'

    Entrevista realizada por la Revista Entremayores en su número de Junio 2018

    18/06/2018.
    Ana Martínez

    Ana Martínez

    Partiendo de las conclusiones del último Observatorio Social de las Personas Mayores, conversamos sobre las cuentas pendientes en las que las medidas políticas deberían concentrar sus esfuerzos para una urgente solución. Y lo hacemos cuando la federación acaba de celebrar el 40 aniversario de su constitución

    Emm Vicente / EM 12-06-2018

    Pregunta.- Desigualdad de género en cuanto a las pensiones, la pobreza en los hogares de pensionistas, los grandes retos que suponen asumir, por un lado, la longevidad de la sociedad y por otro, el envejecimiento de la población… Estos son algunos de los asuntos que aborda el ‘Observatorio Social de Personas Mayores 2017’. ¿Qué conclusiones, resultado de este análisis, llaman más su atención?

    Respuesta.- Estoy convencida de que hay que combatir las importantes desigualdades existentes entre las personas mayores en el contexto de un sistema eminentemente contributivo de protección social que implica concentrar los esfuerzos para caminar hacia un modelo de pleno empleo de calidad. Es urgente poner en marcha políticas y mecanismos que pongan fin a la precarización de las condiciones laborales, la devaluación salarial, la temporalidad, las condiciones desiguales, etcétera.

    Estos objetivos precisan repensar el sistema productivo español cuyos sectores compiten a través del abaratamiento de la mano de obra y la atomización de las relaciones laborales. Actividades tan relevantes como el cuidado y la atención a la población mayor se han mantenido en buena medida en el ámbito doméstico, donde el trabajo que se desarrolla no es valorado ni remunerado dignamente.

    Si no hay buenos salarios, no se tendrá una buena pensión al llegar a la edad de jubilación y un ejemplo de ello es que las mujeres tienen pensiones mas bajas. Las mujeres tienen una cuantía de pensión de 780 euros y los hombres, 1.231. La pensión máxima la cobran: 220.522 hombres. Mujeres, solamente la cobran 34.423.

    P.- Aprovechar el envejecimiento como una oportunidad para crear empleo. ¿Quién debería recoger el guante de esta propuesta del estudio, y cómo?

    R.- Los Gobiernos tendrían que tener más visión de futuro y comprender que no podemos ser las personas mayores vistas como que generamos mucho gasto, se nos tiene que ver como generadores de empleo y, para ello, la Ley de Dependencia es uno de los mayores yacimientos de empleo en nuestro país, ya que ha facilitado la creación de miles de puestos de trabajo, incluso en un periodo de grave crisis. Y podrían haberse creado muchos más si la ley se hubiera aplicado bien, en cuanto a concederse más servicios profesionales de atención que prestaciones económicas para cuidados en el entorno familiar, y si muchas comunidades autónomas hubieran puesto menos trabas y más facilidades para su implantación.

    Es de poca visión política realizar recortes en esta ley, que reconoce un derecho subjetivo a sus beneficiarios y que afecta a colectivos que precisan cuidados en su vida diaria, como son las personas mayores y con discapacidad. Además, las inversiones que en ella se hacen tienen un retorno en forma de puestos de trabajo, precisamente ahora que tan necesaria es su creación.

    Desde la Federación de Pensionistas y Jubilados de CC OO tenemos un número de teléfono gratuito para informar de cómo solicitar dicha ley. El teléfono es: 900 10 23 05.

    P.- Los pensionistas, a través de sus múltiples y multitudinarias manifestaciones, pusieron en jaque al Gobierno que, alertado por esta situación, ofreció una respuesta ‘simbólica’ en los presupuestos. ¿Qué valoración haría de esta respuesta? ¿Es suficiente?

    R.- El acuerdo se basa en un incremento de las pensiones del 1,6% tanto este año como el siguiente, el aumento de las bases reguladoras de las pensiones de viudedad hasta el 56% en este año y el 60% en 2019, y el retraso de la aplicación del factor de sostenibilidad hasta el año 2023.

    Para CC OO, hay que resaltar, en primer lugar, que estas propuestas, se abren camino gracias a las movilizaciones que han tenido lugar a lo largo de estos meses en multitud de ciudades y en las que han participado centenares de miles de jóvenes y mayores en defensa de los aspectos básicos de la protección social. Sin su movilización no hubieran sido posibles las modificaciones anunciadas.

    Garantizar el poder adquisitivo de las pensiones en 2018 y 2019 es positivo, sin duda, pero si no se corrige la reforma de 2013, el 1 de enero de 2020 el problema se mantiene intacto y volveremos al 0,25%.

    Se anuncia, también, el aplazamiento de la aplicación del factor de sostenibilidad hasta 2023, frente a la intención inicial del Gobierno de hacerlo en 2019. Conviene recordar que en la Ley de 2011 no es hasta 2027 cuando debería procederse a la revisión de los parámetros fundamentales del sistema para financiar el impacto del incremento de esperanza de vida.

    El sistema público de pensiones requiere visión a largo plazo y el máximo consenso posible, más que improvisaciones al margen motivadas por necesidades coyunturales.

    P.- ‘El sistema de pensiones es viable, financiable y tiene futuro’. En esta afirmación creen desde su sindicato. Pero, ¿qué debería hacerse para conseguirlo y a la vez para transmitir tranquilidad a la sociedad?

    R.- Desde CC OO queremos transmitir tranquilidad, pues hemos presentado una batería de propuestas que buscan aumentar los ingresos del sistema, con el doble objetivo de garantizar la suficiencia y sostenibilidad financiera de las pensiones actuales y futuras. Se trata de medidas que CC OO ya ha trasladado a la Comisión parlamentaria del Pacto de Toledo, al Gobierno y a los agentes sociales que conforman la Mesa de Diálogo Social. Este paquete de medidas de mejora de ingresos, supone un impacto que supera en mucho los cinco puntos del PIB que distintos organismos oficiales plantean como la financiación adicional que el sistema necesitaría para garantizar su sostenibilidad, de modo que se mantenga intacta la ga rantía de pensión que hasta ahora ha venido ofreciendo el sistema público de pensiones.

    Este amplio margen de la propuesta de CC OO, que actúa tanto sobre las cotizaciones sociales como los impuestos, es abierto, con el objetivo de que el proceso de negociación permita alcanzar medidas que cuenten con el nivel de acuerdo imprescindible para esta cuestión.

    P.- La introducción, o no, del factor de sostenibilidad parece que es un tema que divide las posiciones para alcanzar un acuerdo en el seno de la Comisión del Pacto de Toledo, aunque no el único. Todas las voces señalan para antes del verano la fecha para conocer sus decisiones. Teniendo en cuenta algunas consideraciones que han trascendido, ¿por dónde creen que irán estas medidas?

    R.- La revalorización periódica de las pensiones resulta un elemento básico e imprescindible a la hora de garantizar unas pensiones adecuadas y constituye, por sí mismo, un elemento principal para la legitimación social del sistema. El objetivo de la revalorización es el mantenimiento del poder adquisitivo de las pensiones durante todo el tiempo en que se perciben las mismas, de modo que, con ello, se garantice en el tiempo la relación que debe mantenerse entre salario y pensión. Aunque la revalorización de las pensiones viene recogida en el artículo 50 de la Constitución Española como un principio rector de la política económica de nuestro país, lo cierto es que la única fórmula de revalorización automática que garantizaba por ley el mantenimiento del poder adquisitivo de las pensiones fue la nacida del Acuerdo de Pensiones de 1996 mediante el ‘Artículo 11. Revalorización de las pensiones de Seguridad Social. De la Ley 24/ 1997, de 15 de julio, de Consolidación y Racionalización del Sistema de Seguridad Social’, ligada entonces a la inflación, y que ha estado vigente hasta la reforma unilateral impuesta por el Gobierno en 2013. Ha sido en este periodo en el único en el que las pensiones públicas han disfrutado, con la salvedad de la “congelación” sufrida en 2010 y 2011 y el incremento inferior al IPC de los años 2010 y 2012, de una fórmula legal de actualización automática de las pensiones que ha garantizado el mantenimiento del poder adquisitivo de las mismas.

    Sin embargo, la reforma impuesta en 2013 por la mayoría absoluta del Partido Popular, que define y anticipa la aplicación del llamado Factor de Sostenibilidad (de muy graves consecuencias para las pensiones futuras), establece también un nuevo Índice de Revalorización de las Pensiones (IRP) que vincula su revalorización a la situación financiera del sistema, cargando sobre ella el efecto íntegro de la misma.

    La propia Comisión Europea ha calculado que el IRP supondrá que las pensiones públicas pasarán de una tasa de reemplazo (equivalencia entre pensión y salario) del 79% que registran actualmente al 48%, en el año 2060.

    Por ello hay que seguir movilizándonos hasta que consigamos un Pacto de Estado en las pensiones, que garantice un sistema público de pensiones en el presente y en el futuro. Ese es nuestro reto y estamos seguros de que lo conseguiremos.

    http://entremayores.es/spa/nacional.asp?var2=Econom%EDa&var3=%27El%20sistema%20p%FAblico%20de%20pensiones%20requiere%20visi%F3n%20a%20largo%20plazo%20y%20el%20m%E1ximo%20consenso%20posible,%20m%E1s%20que%20improvisaciones%27&nar1=2&nar2=18&nar3=34526&nar5=1

    Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.